12 agosto 2008

cuento willy

Hoy luce tan diferente el viejo poblado de Villa Mella, quien pudiera comparar su vieja entrada turbia por la polvorienta cementera como se le llamaba a la industria de cemento estatal que funcionaba antes de cruzar el puente sobre el rio Ozama que une la avenida Máximo Gómez de Santo Domingo y avenida hermanas Mirabal de la ciudad del chicharrón. Erigido cual general de brigada el puesto militar del polvorín llamado así por que era un almacén de municiones desde 1965 año de la revolución de abril.

Hoy en las alboradas del parque mirador norte esta la flamante parada del metro de Santo Domingo – bueno se llama como mi tía Mamá Tingó esa que lucho por nuestras tierras y murió por ella. Allá en nuestro oriundo Hato viejo de Yamasá inicie la liga de béisbol con el nombre de esa gran mujer, era lo menos que podía hacer para honrarle.

Villa Mella tiene ahora mucho de ciudad y mucho de campo, siguen hay sus casa de maderas al punto de colapsar, las matas de mangos guerreros que apalean el hambre de los Villamelleros y las frituras rebosadas de chicharrones que es el buque insignia de la economía del pueblo. El béisbol ha ayudado a muchas familias a salir de la pobreza, grandes figuras de la pelota han salido de estas tierras y grandes promesas se han que dados en el camino algunos por falta de ayudas, otros por la edad y otros que se sintieron estrella antes de ser cerillo. El caso de Willi si que fue especial de verdad, tanto que creo que es mi caso.

Wilian Martines hábil corredor de bases, tremendo defensa, versátil con el bate, él mismo se hizo llamar Willi May, (hasta se parece al diamante negro de los gigantes de San Francisco del béisbol de grandes ligas).la edad no lo ayuda (es una lastima haberlo descubierto tan tarde), pero de que tenia posibilidades y talento lo tenia.

Un día le comente la negativa de los scout para firmar jugadores de más de 20 años de edad, lo hice para evitar que el muchacho como muchos otros con su talento que dejan los estudios y todo lo apuestan a ser jugadores de béisbol frustrándose para siempre si no llegan a ser jugadores profesionales del major league baseball.


-Pero entrenador puedo conseguir el acta de nacimiento de mi hermano que tiene 17 año como hizo Julio franco y el Rufo linares-


Respondió de manera fugaz, como si hubiese meditado la antitesis durantes días de un argumento conocido. No puedo negar que su respuesta era en ese momento el procedimiento normal, legalizado por las habilidades de un jugador como el. Muchos jugadores de cartel han sido fichado de esta manera (que coño yo no iba a ser una retranca para este diamante en bruto que era willi) pero nunca debí permitir que se ilusionara con esta posibilidad… por eso me siento culpable.

Semanas después lo llevé como prospecto al play de liga Eppy Guerrero un ex jugador de grandes ligas que en ese entonces representaba al equipo de los Blue yay de Toronto a quien le hablé de Willi, y me sugirió llevarlo este día que varios scout estarían viendo los talentos locales en un juego de novatos que como mi muchacho buscaban realizar sus sueños.

Tercera base con poder en el brazo y buena defensa, con posibilidad de batear a ambas manos, como arma principal sus potentes piernas capaces de impacientar al más calmado de los lanzadores y poner en aprieto a catcher de la talla de Tony peña. Lo pude leer en el scouted repot que escribió Eppy confirmando el valor en mercado de Willi, pero a él no pude mentirle con lo de la edad por lo cual no fue fichado por este equipo, pero Jesús rojas alou hermano del panqué Felipe alou se interesó en él y nos invitó al centro olímpico para verle jugar en otro juego parecido ya con las referencias antes leídas, y con la invitación del mismísimo representante de los Gigantes de san Francisco en Republica Dominicana lo que asegura en un 99.9 por ciento la firma.

Willi solo hablaba de sus sueños de jugar con el equipo de Juan Marichar, Boby Bon Y Felipe Alou y por supuesto Willi May, de jugar para los tigres Licey en el béisbol de invierno criollo. Su piel morena símbolo del caribe, hacia contraste total con sus dientes blancos tan brillantes y notorios como estrellas iluminado la noche, flaco como la cuaresma (larga y sin carne) todo un diamante en bruto.

Sobre el verdor de la grama recién cortada del estadio numero uno del centro olímpico Juan Pablo Duarte, la media luna perfecta del cuadro y el cuidado puesto en los jardines llamaban al juego. La ansiedad encontró en Willi un medio de expresión; para mas exacerbar los nervios previo al calentamiento se explico que solo ficharían a dos jugadores de lo que probarían suerte hoy. El umpire desde su trono de mando dio el grito de guerra - ¡play ball! A todo pulmón las emociones salieron a flote de todo el que respiraba en aquel lugar.

Jugando en tercera estaba nuestro Willi, luciendo impecable a la defensa. Republica Dominicana es una factoría de buenos infielder, (quien diría que un paisito de apenas 48 mil y tantos kilómetros cuadrados pudiera ser una potencia en béisbol) todo pasaba perfecto y parecía el nacimiento de un nuevo big legers dominicano.

A la altura de la séptima entrada (lucky seven o entrada de la suerte) no había conectado de hit, era su turno al bate: en conteo de tres bolas y dos strikes con hombre en segunda conectó línea entre center y left field por terreno de nadie, sus hábiles piernas lo llevaron a primera antes del contacto de la bola con el jardinero central quien en la profundidad cortó y devolvió con potencia al cuadro, Willi sorprendió a todos al mostrar su velocidad doblando a todo vapor para la segunda base tratando de convertir el imparable en extra- base llegando safe en una jugada serrada.



Desgraciadamente para el, se deslizo de pié enredándose sus spaes con la almohadilla de segunda provocándole una abrupta contracción de sus piernas, corrí desde el dogaud hasta donde estaba él y al llegar con gran pena inmediatamente supe que algo fatídico había pasado… Su rodilla quedó en posición contraria a lo habitual en relación a su tobillo (fruto de varias roturas de la parte ósea de su pierna derecha)… y con cada articulación rota… sus sueños.









davidruizmcss@hotmail.com

1 comentario:

Claudia Agramonte dijo...

Que bueno que ya eres parte de la blogosfera, empieza a mostrarnos tus muy particulares opiniones de inmediato por favor.